jueves, abril 05, 2007

Historias del Ayer I


Siempre que los pienso, me vienen imágenes de aquellos que tanto quise y que con su paciencia y dedicación a la vida, en determinados momentos, desahogaron sus corazones, narrando historias de las que bien sabemos superan la mejor de las ficciones.

Por aquel tiempo, anhelaba la llegada de cada noche, aguardaba a que todos mis hermanos se acostasen y haciendo como que estudiaba, esperaba a que aquella anciana se sentara a mi lado y con su plácida sonrisa, abriera el libro de su vida..
Esa maravillosa mujer, que me dio la oportunidad de conocerla, con la que tuve ciertos privilegios y la gran fortuna de querer y sentirla como a una segunda madre, era, LA MÁS GRANDE…

Podía contar mil veces el mismo relato o mil distintos, de sus abuelos, bisabuelos, tatara..tatara… y curiosamente, pluf! saltaba alguna lagunilla en la memoria, un titubeo.. o simplemente una mirada que se perdía en el pasado…entonces me percataba de la intensidad del sufrimiento de aquel acontecimiento y de la fantástica necedad de la memoria humana, que hace posible el olvido de lo peor, colocando en su lugar, el sentimiento de la alegría de haberlo superado, de seguir vivos y de sobre todo, haber conocido el amor por y para los demás..

Como queremos tanto a estos oradores y fuimos bendecidos por el cariño que nos procesaron, es también lógico, que cada vez que hablamos del ayer, sintamos que hemos perdido algo mejor que el hoy… Pero tenemos que salpicar de realidad esos sucesos, y poder darnos cuenta de que fuese como fuese, lo mejor y lo peor de la condición humana, ha seguido estando presente en cada vida desde los inicios..

La sociedad no era mejor por ser natural, pues realmente, no lo era… recordamos un campo donde los niños jugaban y corrían, pero se nos olvida que empezaban a trabajar a los nueve años, “rememoramos” una escuela, donde no había violencia pero el más “fuerte” siempre se comía al “débil”…y no todos acudían a clases.. Echamos de menos madres en casa pendientes de sus hijos y… el índice de mortandad, la violencia de género, el maltrato generalizado y la injusticia más bárbaras, también convivían con ellos.

Pues bien, hecha esta aclaración, a mi, que personalmente me gusta vivir lejos de la ciudad, en una casa sencilla y donde corro el peligro de “aislarme” tan felizmente … debo reconocer que no todo ha ido a “peor”..

Voy a contaros una historia, ésta sólo es una más de las muchas que me he apropiado, y que con vuestro permiso y el de mis ausentes, voy a cambiar algunos nombres…
http://trazandocaminos.blogspot.com/2007/04/la-amante.html
















9 Comments:

Blogger Bettina said...

Veo que tenemos más que amigos en común. Géminis, mujer, El Alquimista, Amarse con los ojos abiertos, recuerdos de los abuelos. A las dos nos gusta vivir fuera de la ciudad. Es la primera vez que paso por aquí, pero seguramnte no será la última.

2:53 p. m.  
Blogger Camilo said...

Si. A veces me pregunto si tanta monserga de la modernidad de los tiempos no es màs que tontería pretenciosa. Creo que algo de esto leí en la Rebelión de las Masas (que, por cierto, me encantó).
El hombre sigue peleándose por su metro cuadrado o por el del vecino; sólo que ahora lo hace con armamento nuclear y antes era con palos.
No, seguimos siendo burros y si podemos fastidiar al vecino, pues mejor. Si no es por lo que él tiene, es por lo que tengo yo.
El caso es que nos encontramos a nosotros mismos, que blogueamos contra la incultura, saltando a voces contra cualquier nimiedad.
Tal vez si el mundo cambia, cambie el hombre. Porque si esperamos que sea al revés...

11:41 p. m.  
Blogger pensando con el corazon said...

Camilo el mundo es como es porque el hombre es el que lo construye, por eso opino que no hay otra forma que empezar por uno mismo. Estudiarse, analizarse y tener valor para adquirir conciencia de todas nuestras decisiones.

Que el mundo cambie, sigue dependiendo de cada uno de nosotros, y todos tenemos un algo, que es mucho, para aportar.

Un beso

8:50 a. m.  
Blogger Dulce said...

Si te quieres unir a la cadena. En mi Blog tienes un CIRIO esperandote...

Feliz Semana Santa!!!!!!!

6:29 p. m.  
Anonymous gerardo said...

Bendita seas por tus verdades y relatos reflexivos.

Recibe un beso en tu alma.

1:03 a. m.  
Blogger Nerim said...

Que suerte tenemos los que hemos conocido a nuestros abuelos, y si encima hemos convivido con ellos, mejor, la de cosas que cuentan y la de cosas que nos enteramos. Recordarles es como si volvieran a a vivir.
Precioso post.
Un abrazo
Nerim

9:20 a. m.  
Blogger Ferípula said...

Mi abuela me dió casi todo lo que sé....
Desde lo más cotidiano, hasta el amor por la naturaleza y la Casa.

Recuerdo sus manos blanbditas, acariciándome. No se vivía tan a contramano como ahora.

Gracias por tu presencia en casa. Besos.

11:06 p. m.  
Blogger GERARDO said...

El tiempo esta en la mente y somos sus creadores.

Beso para tu alma.

7:14 p. m.  
Blogger Expresiones. Un Punto de Encuentro said...

Solo en nosotros el mundo puede estar en nuestras manos con decisiones tan de cada uno que permite verse el cambio que debemos dar.
Creo que este post pega muy bien con el que acabo de publicar
Un abrazo

8:29 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home