lunes, marzo 19, 2007

MEME DE ATLÁNTICA


LA FUERZA DEL OPTIMISMO

DE LUIS ROJAS MARCOS

(Pag. 123)

Si bien hay pequeños que con el tiempo superan los efectos nocivos de situaciones crueles, no son pocos los que crecen marcados por el temperamento agorerofatalista. La razón es que el sentimiento prolongado de indefensión oscurece cualquier horizonte esperanzador, y cuando estos pequeños no tienen más remedio que fabricar un sistema de explicaciones alternativas que les ayude a jsutificar lo que están soportando, a menudo concluyen culpándose a sí mismos


Bien pues paso el meme a VIOLETA, MADUREZ Y ZALAKAIN... (a ver si contesta alguno!!)




4 Comments:

Blogger Camilo said...

Creo que enseguida se distingue a aquellas personas a las que de pequeñas no se les ha querido. Esa cojera se ve a veces en cómo piden o, sobre todo, en cómo niegan.
Creo que ser optimista no es una opción. El que puede, lo es y el que no, no. Otra cosa es que se luche o no contra la adversidad, pero para ser optimista hay que ser soñador, ver más allá de la realidad, ver la potencialidad. Dicen que ser optimista alarga la vida. Creo que sí, que es positivo.
P.D.: Gracias por volver.

6:35 p. m.  
Blogger pensando con el corazon said...

Camilo, estoy de acuerdo contigo, pero creo que el optimismo como cualquier otro don en la vida es entrenable. Mira, cada cual tiene una infancia, una genética, pero siempre está la consciencia que vamos adquiriendo con la experiencia (claro, el que se lo proponga) y el "darse cuenta" de que lo mejor que posee el ser humano es su magia para poder decidir... siempre puede elegir!!! NO siempre y EXACTAMENTE LO QUE SUEÑA, pero sí lo que menos se aleja del sueño...
Ir descubriendo que en gran medida, somos dueños de nuestros minutos, nos hace ser optimistas y más cosas..

Por cierto, creo que eres un soñador-optimista... estupendo!

7:28 p. m.  
Blogger Ferípula said...

Yo pude redefinir mi vida...a pesar de mis tristezas del pasado.
Hoy miro hacia atrás con paz...y hacia adelante con esperanza.

Miro mis cicatrices...pero ya no me duelen.
Por eso puedo reir. Sin culpa.

Un abrazo! :)

3:28 p. m.  
Blogger Nerim said...

Los sentimientos de culpa son un estorbo,no sirven para nada pues nada resuelven.
Yo creo que es factible entrenar a la persona a ser optimista, luego ya irán descubriendo la mejor manera de enfrentarse a lo que pueda sucederles en la vida.
Un abrazo
Nerim

5:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home